por Susana Villafaina

(foto de Porapak Apichodilok)

La derrota tiene algo positivo, nunca es definitiva. En cambio, la victoria tiene algo negativo, jamás es definitiva” (José Saramago)

Probablemente, la palabra derrota es poco adecuada si la ponemos en el contexto de nuestra etapa de estudiantes, porque por mal que salgan las cosas, no hemos de considerar que nos encontramos ante una derrota sino ante un nuevo reto a superar. Sin ánimo de poner a concurso la palabra adecuada que la substituya, lo que sí que es cierto es que tendemos a considerar que la no consecución de nuestro objetivo supone automáticamente un fracaso, una frustración, o algo muy negativo que en ocasiones no nos permite avanzar.

Situándonos en estas sensaciones, podemos imaginar la gravedad con la que se percibe un resultado negativo, en función del esfuerzo que hayamos dedicado a la obtención de nuestras metas, pero es importante destacar que no siempre habrá una correlación positiva entre el esfuerzo que dediquemos a algo y el resultado que esperamos de él, puesto que en el directo intervienen una serie de variables con las que nada tenemos que ver y que pueden tener una influencia positiva o negativa.

Actualmente estudiáis una carrera artística, que se supone que habéis elegido por pura vocación, algunos estáis aquí después de haber probado suerte en otras disciplinas en las que no habéis podido demostrar vuestro auténtico yo, y otros directamente habéis priorizado, y seguramente luchado porque os permitieran llegar hasta aquí.

El despegue ya está en curso y vuestras ilusiones, unidas a vuestra motivación y vocación serán las reguladoras de vuestro éxito a nivel educacional.

Cuando iniciamos el camino que durante mucho tiempo fue nuestro sueño, pensamos que ese motor que nos llevó a elegir el arte como meta, nunca se apagará. Es nuestra ilusión la que nos guía y la que nos permite mantener ese motor en marcha pero, ¿qué pasa cuando el resultado que obtenemos no es el que esperábamos? Normalmente la reacción inmediata es el sufrimiento, vivimos el resultado como algo negativo, no valoramos todo lo que sí que hemos hecho bien y probablemente sentimos la temida frustración.

El hecho de que podamos intuir cual es la reacción más inmediata a esta no deseada realidad, responde a que las personas manifestamos un patrón de conducta similar ante la vivencia de una misma situación. Este patrón, igual que nos permite intuir la respuesta, también nos ayuda a buscar una solución, lo que nos transporta hasta una tendencia psicológica que es clave para la resolución de este tipo de problemas: la actitud.

Si consideramos que nos hallamos en una etapa muy valiosa de nuestra vida, donde lo importante es el camino, y no el destino, podemos convertir nuestra actitud en nuestra aliada, cuando las cosas van bien para darnos esa merecida palmadita en la espalda, y cuando las cosas van mal para analizar nuestro potencial a la hora de mejorarlas. Haciéndolo así, experimentaremos esa positiva sensación de objetividad que evitará caer en la arrogancia de pensar que por haberlo conseguido hoy ya tenemos el éxito asegurado mañana, mientras que nos salvará de asociar un resultado negativo en todas las situaciones donde, dentro o fuera de la universidad, seamos evaluados (incluso por nosotros mismos)

1 COMMENT

  1. Estoy de acuerdo con la autora cuando dice, “…lo importante es el camino…”. El camino es largo y lleno de las derrotas y éxitos que van sumando y contribuyendo a la formación del artista. Geoff Colvin en su libro “El talento está sobrevalorado”, habla del mito del genio – los genios (por ejemplo Mozart, Bill Gates, Steve Jobs, Lionel Messi, etc…) , segun Colvin, no nacen, se hacen – a base de constancia y perseverancia en el trabajo y de seguir un camino caracterizado por, como mínimo, 10,000 horas de lo que él llama “practica deliberada”. Seguir este camino con éxito es, como sugiere la autora, una cuestión de actitud y la capacidad de entender las oportunidades de aprendizaje que brindan los éxitos y también las derrotas.

    Para más información sobre el trabajo de Geoff Colvin y la practica deliberada ver: https://www.leadersummaries.com/ver-resumen/el-talento-esta-sobrevalorado
    o comprar su libro.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here